¿Quieres tener un plus en tus ingresos? ¿Te gustaría vivir de tus inversiones durante el periodo de jubilación? 

Está sucediendo un cambio notorio en la pirámide de la población. Se prevé una prolongación de habitantes en edad de jubilación y una disminución de los que están en edad laboral. En un futuro próximo la situación se irá complicando, ya que las prestaciones se van reduciendo a pasos agigantados. 

Todos proyectamos un futuro de felicidad y bienestar. Si no se quiere depender únicamente de la pensión, hay que buscar un Plan B, para cumplir con ese tan gran objetivo. Ahorrar e ir guardando los posibles en una cuenta corriente, es una opción delicada, ya que se corre el riesgo de perder poder adquisitivo si en algún momento suben los precios de los bienes y servicios. Para afrontar con éxito esta inflación, y no perder capacidad de compra con nuestro ahorro, invertir en la compra de una vivienda es una forma de lograrlo y obtener una mejor calidad de vida, confort y tranquilidad. 

Invertir en una vivienda que a posteriori se pueda arrendar, hará que la renta mensual complemente la pensión pública de cada uno, generando ingresos. 

Hay personas que son escépticas ante esta teoría, porque consideran que no es una decisión apropiada, ya que es una inversión de cantidad elevada, a recuperar a largo plazo. 

Sin embargo, por suerte o infortunio, actualmente seguimos funcionando igual que en el pasado. Si remontamos siglos atrás, se ha luchado siempre por la conquista de tierras, territorios y suelos. Hoy, se continua en la misma sintonía. Los grandes constructores e inversores, compran un terreno, construyen sobre éste, y venden cada propiedad. 

El secreto está en la compra de una vivienda. Tú puedes crear tu propio sistema: comprar, alquilar la vivienda, y repetir el mismo proceso. 

Si se tiene visión a largo plazo, cuanto antes se empiece a generar capital, más probabilidades se tiene de alcanzar ese extra al alcanzar la jubilación. 

…Ser propietario es una gran inversión… 

Sintetizando deberás seguir unos pasos para cumplir el propósito: 

-Ahorrar mensualmente, aunque sea una cantidad modesta. Puede que en un principio represente un esfuerzo grande, pero enseguida entenderás que es una muy buena decisión.  

-Invertir el capital en algún producto, plataforma o sistema que funcione de forma mecánica y automática. 

-Reinvierte el resultado obtenido para seguir generando rentabilidad. Y seguir con la rueda. De esta forma, se crea un sistema de ingresos pasivos, que pueden proceder de varios caminos (por ejemplo, diferentes propiedades arrendadas), y así generar beneficios activos constantes (mes a mes). 

Transforma tus ingresos en un futuro de seguridad y bienestar. 

¿Quieres informarte? Contacta con Lunallar, te ayudamos. 

WhatsApp chat