A la hora de enfrentarnos al cualquier trámite relacionado con inmueble, tanto compradores como vendedores sienten dudas sobre la seguridad de la transacción. Dudas que también surgen en el caso de los arrendamientos. El arbitraje notarial es el mejor medio de resolución de conflictos en materia inmobilaria. Si el comprador incumple su parte del acuerdo, el vendedor podrá sacar de nuevo la vivienda al mercado en un periodo muy corto de tiempo.

El arbitraje notarial se presenta como una solución ventajosa y rápida para todas las partes del contrato. Una agencia inmobiliaria 100% segura debe trabajar con Arbitraje Notarial. La seguridad del arbitraje viene garantizada por la fiabilidad que aporta que sea un Notario quien ejerza de árbitro. Se garantiza que cualquier incidencia jurídica vaya a ser cubierta.

Recomendamos someter el contrato de compraventa o arrendamiento al Arbitraje Notarial para que la operación nos aporte la máxima confianza y tranquilidad.

Cuando se firma un contrato debe anexarse el Convenio Arbitral. En este documento todas las partes del contrato acuerdan someterse a arbitraje y que las diferencias generales sean resueltas por un Notario, ejerciendo este como árbitro. 

¿Cómo puedo someter un contrato al Arbitraje Notarial?

Para firmar el Convenio Arbitral se ofrecen distintas posibilidades. 

  • Es un trámite que se puede hacer online generándolo en ese mismo momento, eligiendo la opción que corresponda: Compraventa o Arrendamiento.
  • Si prefieres una tramitación presencial, puedes acudir a cualquiera de los profesionales adheridos a la Red de Colaboradores de Fomento del Arbitraje Notarial.

¿Qué precio tiene contratar el Arbitraje Notarial?

El precio de adquisición del Convenio Arbitral en Arrendamientos y Compraventa es de 120€, un importe muy bajo para la tranquilidad que aporta. Los servicios incluidos son: 

  • Conciliación previa en primera instancia
  • Asesoramiento jurídico durante la vida del contrato
  • Creación de documentos y escritos necesarios, tanto durante la vida común del contrato como durante el inicio y el curso del procedimiento (si llega a producirse).

Si llega a iniciarse el procedimiento, ¿qué gastos deberé abonar?

Si no se llega a un acuerdo, se podrá iniciar el procedimiento de Arbitraje Notarial si este estaba contratado previamente. El precio para los contratos de compraventa es de 350€ mientras que baja a los 250€ para el contrato de arrendamiento. Una cantidad que sería, aproximadamente, el 10-15% de la reclamación jurídica por vía ordinaria.

Además, de manera complementaria, por 100€ se puede acceder a un Abogado y Procurador para la ejecución forzosa si la parte condenada no ha cumplido voluntariamente la resolución.

Si estás pensando en alquilar o vender un inmueble, desde Lunallar ofrecemos el servicio de Arbitraje Notarial ya que garantiza la buena resolución en caso de presentarse algún conflicto. La confianza es uno de los pilares fundamentales de nuestra agencia inmobiliaria.

WhatsApp chat