Con la llegada de la pandemia nos hemos visto desbordados como sociedad, un desbordamiento que se ve en el colapso sanitario, la necesidad de cerrar muchos negocios y la caída de las bolsas a nivel mundial. 

Durante este año se veía una estabilización de los precios en el sector inmobiliario así como del número de transacciones. 

Los economistas auguran unos meses duros para la economía. Algunas empresas se han visto obligadas a parar temporalmente su actividad por lo que se están aplicando ERTEs y algunos trabajadores están siendo despedidos.

Los mercados están reaccionando con miedo a un futuro incierto, tanto las bolsas como los fondos indexados están cayendo perdiendo toda la rentabilidad acumulada de los últimos años.

La cotización en bolsa de algunos bancos como el Santander ha caído a datos anteriores a las fusiones y la expansión latinoamericana. Quizá después de esta crisis volvamos a ver fusiones de los bancos más pequeños.

¿Cómo serán las ventas inmobiliarias en Cataluña después del coronavirus?

Las compraventas de viviendas seguirán realizándose pero su número se verá reducido. Esta época de crisis se reflejará en los ingresos de las familias, quienes deberán replantearse si quieren dar el paso de adquirir una nueva vivienda.

También traerá cambios en la sociedad, afectará a nuestro estilo de vida y al replanteamiento de nuestras viviendas así como de las zonas donde queremos vivir.

En la ciudad china de Wuham se produjo un récord de divorcios tras el aislamiento. Los divorcios son frecuentes tras las vacaciones, cuando las parejas pasan más tiempo juntas. Todo apunta a que se producirán más divorcios tras el Estado de Alarma y esas parejas deberán decidir si uno de los dos se queda con la vivienda o la ponen a la venta porque ambos prefieren dejar los recuerdos de ese matrimonio fallido en el inmueble.

¿Debo vender en tiempos del coronavirus?

Si estabas pensando en vender, nuestro consejo es que sigas con el plan. Estos días, en Lunallar hemos cerrado las oficinas pero seguimos atendiendo a nuestros clientes desde casa. Estamos desarrollando nuestra creatividad para acercar nuestros servicios a los clientes sin renunciar al confinamiento. 

Podríamos hacer una analogía con lo sucedido en los supermercados. Los primeros días, cundió el pánico, gente compraba artículos simplemente porque los demás lo hacían pero ya estamos volviendo a la calma. Los supermercados cuentan con espacios vacíos en sus estanterías pero el abastecimiento está garantizado. La gente ya compra aquello que necesita, sin dejarse llevar por la histeria colectiva. Con las viviendas pasará lo mismo, habrá unos meses de bajada pero estimamos que en unos pocos meses todo habrá vuelto a la normalidad.

Si tienes alguna duda sobre tu vivienda, llámanos, escríbenos pero quédate en casa, la curva la frenamos entre todos.

WhatsApp chat